Qué hace un jurista de prisiones

19. Qué hace un jurista de prisiones16/06/16

La entrada de hoy va especialmente dirigida a las personas que con frecuencia me preguntáis cómo es el trabajo de un jurista de prisiones. Muchos de vosotros llegáis a este blog porque os estáis planteando estudiar la oposición pero no tenéis información suficiente sobre el trabajo del jurista de instituciones penitenciarias. La mayoría me planteáis dudas más o menos similares, así que espero que esta entrada sea útil a quienes os encontráis en esta situación.

En este artículo me limitaré a hablar del trabajo cotidiano del jurista y próximamente hablaré un poco de la oposición a jurista de instituciones penitenciarias (ver aquí). ¿Y por qué en este orden? Porque entiendo que antes de plantearte estudiar una oposición es imprescindible conocer en qué va a consistir tu trabajo y cómo se desarrollará el día a día en él. Si una vez averiguado este extremo concluyes que el perfil laboral no te atrae, te ahorrarás el resto de la información que iré aportando (temario, convocatoria, número de plazas, preparación…).

¿Dónde encontrar información sobre el trabajo de un jurista de prisiones?

La verdad es que hay muy poca información sobre nuestro trabajo, muchos lo comentáis. He de decir que a mí también me costó encontrar buenas referencias antes de decidir preparar la oposición. Recuerdo que no fue fácil contactar con un jurista que trabajara en un centro penitenciario, aunque al final, a través de la universidad y algunas llamadas, conseguí mi objetivo. De todas formas, mi búsqueda tampoco comenzó por ahí. Cada uno tiene su historia. Yo realmente descubrí el tema penitenciario gracias a unos cursos de doctorado que hice después de la carrera. Me sorprendió no haber tenido más contacto con esta área del Derecho durante la carrera (sobre el desconocimiento acerca del Derecho penitenciario ya he hablado en alguna ocasión).

Mi deseo de conocer un poco más este ámbito, para mí bastante desconocido por entonces, me llevó a buscar un voluntariado que me permitiera conocer una prisión desde dentro. No es lo mismo, pensaba, preparar una oposición para trabajar en un ayuntamiento, por poner un ejemplo, que para desarrollar una vida laboral dentro de una cárcel, ¿no os parece? Ese año de voluntariado no sólo mereció la pena para conseguir mi objetivo de conocer el medio, sino que además supuso hacerlo desde una perspectiva distinta a la que tengo hoy en el trabajo, experiencia que me enriqueció y que todavía tengo presente ahora que trabajo “desde dentro”.

¿En qué consiste el trabajo de un jurista de prisiones?

Mi trabajo como jurista de prisiones consiste básicamente en informar acerca de la situación penal, procesal y penitenciaria de los internos, tanto a la administración penitenciaria, como a los propios presos y penados, así como a las autoridades judiciales cuando lo soliciten. Ello se traduce, por un lado, en una especie de asesoramiento jurídico general a la dirección de la prisión, a través de determinadas consultas jurídicas que el director, los subdirectores, los jefes de las distintas oficinas, etc., me hagan llegar. Por otro lado, supone informar a los internos de su situación jurídica durante su vida en prisión, en cualquiera de los regímenes o grados penitenciarios por los que vayan pasando, y explicarles los instrumentos legales que tienen a su alcance. Y, por último, tengo que elaborar determinados informes que los jueces me van solicitando acerca de los internos que interponen recursos o realizan determinadas peticiones.

Una aclaración importante es que la tarea de informar a los internos no significa que el jurista los “defienda” como si fuera un abogado, sino que mi tarea es explicarles los mecanismos jurídicos que tienen a su disposición en función de la consulta que me realicen en cada momento (recursos, procedimientos, plazos…). Próximamente una letrada nos hablará un poco de su trabajo como abogado penitenciarista y podremos ver los diferentes matices que tienen una y otra profesión.

Algunas de las consultas más habituales que se realizan al jurista son:

  • cómo solicitar acumulaciones de condena
  • si cabe pedir el abono del tiempo pasado en prisión preventiva
  • qué requisitos hay que cumplir para obtener el tercer grado
  • cuál es el procedimiento para pagar la responsabilidad civil a las víctimas
  • cómo obtener beneficios penitenciarios
  • si pueden solicitar, los extranjeros, el cumplimiento de la condena en su país

Los internos nos hacen llegar las consultas por escrito a través de unas instancias de papel autocopiativo y sellado que les facilitan en el módulo donde residen. Algunas consultas son muy sencillas y pueden contestarse rápidamente por escrito, mientras que otras cuestiones pueden ser algo más complicadas y requieren ser explicadas en una entrevista. No olvidemos, además, que muchos internos son extranjeros y el idioma puede convertirse en una dificultad añadida en su situación.

¿El jurista de prisiones tiene contacto con los internos?

Una cuestión que me planteáis muchos es si tenemos poco o mucho contacto con los internos. Y siempre contesto lo mismo: va a depender por un lado de ti y por otro de la ratio número de internos / jurista que haya en tu centro.

Respecto de lo primero, hay juristas que prefieren explicar las cuestiones a los internos cara a cara, sean más o menos sencillas, y disfrutan de ese contacto casi diario en los módulos donde residen los internos; y otros prefieren reservar esas visitas al interior de la prisión para cuestiones más o menos complejas, o incluso juntar a grupos de internos para ofrecerles charlas sobre cuestiones que se repiten y que puedan ser esclarecedoras para muchos.

Respecto de los segundo, por desgracia no siempre hay tiempo para entrevistar a los internos todo lo que se quisiera o debiera, ya que en muchos centros los juristas tienen a su cargo la atención de varios cientos de internos, con el trabajo que supone, no sólo atenderlos, sino conocer su expediente penitenciario, que es nuestra primera obligación. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias no siempre distribuye los efectivos de forma eficiente, y nos encontramos centros donde un jurista puede tener a su cargo 100 ó 200 internos, y otros donde puede llevar a sus espaldas la mitad de un centro “tipo”, es decir entre 600 y 900 internos aproximadamente. Depende, por tanto, del tiempo de que disponga el jurista: si no va demasiado apurado con el trabajo “de oficina” (del que seguidamente hablaremos), tendrá oportunidad de entrar más a menudo a entrevistarse con los internos.

Por tanto, el mayor o menor contacto con los internos va a depender de un factor externo y objetivo (la cantidad de juristas por interno que haya en el centro) y de un factor más subjetivo o interno (el estilo de cada uno y su forma de trabajar), pero lo interesante para los que se planteen esta profesión es que el jurista, tenga más o menos trabajo, tiene bastante libertad para organizarse el tiempo que dedica a cada tarea (siempre que no falte a las reuniones imprescindibles, de las que ahora hablaré también).

Antes de continuar, si eres jurista de prisiones y estás leyendo esto, te animo a enriquecer esta exposición. Cualquier aportación que hagamos dará luz a las personas que desean conocer nuestro quehacer diario.

¿En qué reuniones participa el jurista de prisiones?

Otra parte de nuestro trabajo como juristas de prisiones viene dada porque somos miembros (con voz y voto) de tres órganos colegiados:

  1. la junta de tratamiento
  2. la comisión disciplinaria
  3. la junta económico administrativa.

En la junta de tratamiento participamos de todas las decisiones que tengan que ver con la concesión de permisos de salida, la revisión del régimen de vida en prisión (cerrado, ordinario o semiabierto), los grados de tratamiento, la libertad condicional, los beneficios penitenciarios, etc. Dentro de este órgano están presentes tanto técnicos (juristas y psicólogos, fundamentalmente), como educadores, trabajadores sociales, jefes de servicios (área de vigilancia), y algunos órganos directivos del centro (director, subdirector de tratamiento, subdirector médico), además por supuesto del secretario, que toma nota de todo y conforma un acta de cada reunión.

En la comisión disciplinaria, intervenimos en el procedimiento que tiene lugar cuando los internos cometen actos que puedan constituir faltas dentro de prisión (peleas, desobediencia, introducción de objetos prohibidos al regresar de permiso…) y debe estudiarse si van a ser sancionados. La comisión escucha sus alegaciones, si tienen algo que declarar, y entre todos decidimos si les corresponde una sanción, cuál es y su cuantía o duración (después pueden recurrir al juez de vigilancia penitenciaria si no están de acuerdo).

Y en la junta económica intervenimos en la decisión acerca de contratos, presupuestos, concesión de ayudas económicas a internos, etc. He de decir que esta es la cuestión para la que menos se prepara a los juristas de prisiones, pues el temario de la oposición en este aspecto es muy genérico y se corresponde muy poco con la realidad que luego vamos a encontrar en este órgano. Creo que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias debería revisar esta sección del temario y adecuarla mejor a la práctica del día a día.

De estos tres órganos, la participación en la junta de tratamiento es lo que más tiempo nos lleva, dado que los asuntos debemos prepararlos previamente consultando el expediente de cada interno, que contiene las sentencias por las que está condenado y alguna documentación más, como puede ser la existencia de citaciones pendientes por otros presuntos delitos, órdenes de expulsión, extradiciones, o cuestiones similares. Con la información que obtenemos de cada expediente informaremos a la junta y haremos los informes jurídicos que nos correspondan.

¿Cuánto tiempo pasa un jurista de prisiones en la oficina?

La mayoría de los juristas, dado el volumen de trabajo que manejamos, donde más tiempo pasamos es en la oficina, haciendo informes y revisando expedientes, siendo más puntual el contacto directo con los internos. Algunas tareas de despacho son excesivamente burocráticas y nos restan tiempo para otras con las que podríamos aportar bastante más valor como técnicos. Pero esta es una opinión personal que desarrollaré en otro momento porque me extendería demasiado en mi exposición.

Además, aún no he mencionado el tiempo que pasamos participando de los equipos técnicos con los psicólogos, educadores y trabajadores sociales del centro, que es otra tarea muy interesante para quien le guste trabajar en equipo con otros profesionales ajenos a su especialidad.

¿Qué hacen los equipos técnicos del centro penitenciario?

En estos equipos, conformados por psicólogos, educadores, trabajadores sociales y juristas, preparamos conjuntamente y de forma multidisciplinar las decisiones que después se van a tomar en la junta de tratamiento (sobre permisos, revisiones de grado, libertades condicionales, etc). En las reuniones valoramos los progresos o involuciones de cada interno, así como las opciones con que cuenta en el estadio penitenciario en que se encuentra. El tratamiento penitenciario, no hay que olvidarlo, debe ser individualizado siempre (art. 62 de la Ley orgánica general penitenciaria 1/1979, de 26 de septiembre).

¿Qué tipo de informes realiza un jurista de prisiones?

Los informes que realizamos pueden encuadrarse en los siguientes bloques:

  • De forma sistemática, tenemos que preparar informes de cara a celebrar las juntas de tratamiento, a las que tenemos que llevar la información jurídica necesaria de cada interno que va a ser estudiado. El mayor número de estos informes tienen que ver con las propuestas de clasificación y destino de los penados que ingresan en el centro, con su traslado de prisión por diversos motivos, con su progresión o regresión de grado, o con la solicitud de permisos de salida.
  • Con posterioridad a la junta, cuando los internos interponen recursos contra los acuerdos que ha tomado ésta, se nos suele pedir informe detallado sobre el estado de su expediente y su situación jurídica.
  • A solicitud de un juez o de la propia Administración penitenciaria, acerca de cuestiones relativas al expediente penal, procesal o penitenciario de un interno, sea a raíz de un recurso, petición o por cualquier otro motivo. Por ejemplo, en cuestiones como la petición de indultos, la expulsión de extranjeros, o el posible cumplimiento de condena en su país por parte de estos.
  • A iniciativa nuestra o del equipo técnico, para hacer alguna propuesta acerca de un interno, por ejemplo de cara a mejorar la situación jurídica de un enfermo mental.

Resumiendo…

Las principales funciones de un jurista de prisiones serían, por tanto:

  • Informar a penados y preventivos acerca de su situación procesal, penal y penitenciaria.
  • Asesorar a la dirección del centro penitenciario.
  • Participar y preparar las reuniones de los equipos técnicos, la junta de tratamiento, la comisión disciplinaria y la junta económico-administrativa.
  • Elaborar propuestas e informes sobre diversas materias como: clasificación penitenciaria, traslados de centro, permisos de salida, libertades condicionales, expulsión de extranjeros, alternativas para enfermos mentales, expedientes de indulto…

¿Y esto es todo?

La vida de una prisión está llena de actividades y matices, por eso un jurista de prisiones puede acabar ejerciendo otras funciones o tareas distintas de las que he descrito en este artículo, como pueden ser las derivadas del desarrollo de algún programa específico de tratamiento en el que esté colaborando (drogodependientes, enfermos mentales, etc.), o la participación en salidas programadas con los internos, actividades no obstante, que van a depender más de las ganas y la voluntariedad de cada profesional que de las funciones reglamentariamente establecidas.

Y esto es básicamente lo que se me ocurre. Espero haberos aclarado algo. No obstante, puede que las siguientes entradas os aporten algo más de información acerca de cuestiones como la regulación legal de las funciones del jurista, su diferenciación de la figura del abogado, o la desaparición de la antigua figura del jurista-criminólogo:

  1. Los indultos y el jurista de prisiones
  2. Abogados y juristas de prisiones, ¿confusión?
  3. ¿Por qué no hay criminólogos en las prisiones?

Paloma Ucelay, Jurista del Cuerpo Superior Técnico de Instituciones Penitenciarias.

Foto cortesía de freedigitalphotos.net, por Ambro

AVISO (leer antes de comentar):

Sois muchos los estudiantes y opositores que, a través de los comentarios y sobretodo vía formulario de contacto, me plateáis dudas que os surgen durante el estudio, o me preguntáis por preparadores / academias en vuestra zona. Debido al alto número de consultas recibidas, siento no poder contestar por el momento más mensajes de este tipo. No obstante, más adelante intentaré facilitar información al respecto que os pueda ser útil.

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook33Share on Google+2Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn5Email this to someonePrint this page

31 pensamientos en “Qué hace un jurista de prisiones

  1. Carlota Barrios

    Paloma, mil gracias por este artículo. Creo que está tremendamente bien explicado, claro, conciso, y que aclaras muchas de las dudas más comunes. Precisamente estaba preparando un artículo para mi blog, para dejar clara la diferenciación entre Dº Penal y Penitenciario y Criminología, y este artículo bien muy bien como complemento. Gracias

    Responder
  2. Paloma Autor

    Me alegro, Carlota, gracias a ti por comentar. Me resistía a escribir sobre mi trabajo pero al final, después de recibir tantas consultas, me he decidido. Espero que aclare dudas y misterios, que parecemos un cuerpo de la CIA, jajajaja… Cuando tengas ese artículo, si quieres añádelo aquí en los comentarios para que todos lo puedan ver. ¡Yo ya tengo ganas de leerlo! 😉

    Responder
    1. Sara

      Hola Paloma! Soy opositora de jurista IIPP grupo A1 en Cataluña. He empezado hace poco, pero no estoy yendo a academia ni tengo preparador ya que la academia no me daba muy buena espina y preparadores en Cataluña no hay (según me han comentado). Tú conoces a algún preparador en Barcelona ?
      Por otro lado, desconozco el sueldo de un jurista de IIPP grupo A1. En algunos sitios he visto que 2000, en otros 2300…
      Gracias y saludos

      Responder
    1. Nicole melina Taglialegne ribilla

      Hola paloma, soy una licenciada en Derecho, y quiero opositar para jurista de prisiones, sabes de alguien que me pueda preparar para la misma en Cantabria o país vasco? Gracias.

      Responder
  3. Marta

    ¡Hola!

    Tu artículo me ha parecido interesantísimo porque desconocía esta oposición (sólo había oído hablar de la de Ayudantes) pero no la de Jursitas. Me ha gustado mucho la entrada porque soy graduada en Derecho, tengo también un Máster, etc. pero dentro de poco me toca decidir sobre qué hacer el año que viene…oposiciones es lo más seguro pero aún no tengo muy claro a qué, cuándo y por qué (¡!).

    Quería hacerte dos preguntas en relación a tu puesto, ¿el jurista de prisiones tiene su propio despacho dentro del Centro Penitenciario o hay alguna posibilidad de ejercer el puesto en la Administración gubernamental sin que sea dentro de la propia prisión?; la otra cuestión es, una vez has accedido al puesto como jurista del cuerpo, ¿hay alguna posibilidad de ascender por promoción interna? ¿a qué cargos sería y seguiría ejerciéndose dentro de la propia prisión? (si pudieras poner algún ejemplo con tu caso). Estas últimas preguntas están relacionadas con el puesto dentro de la Secretaría General de IIPP que es un organismo como tal pero no está (creo) situada dentro de un Centro Penitenciario si no que, entiendo, es un organismo a parte situado en Madrid, por aquello de que si sacas la oposición automáticamente vas a tener que ir sí o sí a trabajar a una prisión.

    Te pido disculpas por la extensión del mensaje ¡Gracias de antemano y un saludo!

    Responder
    1. Antonio

      Hola Marta. Me adelanto a la respuesta de Paloma (saludos, por cierto, completo artículo…) y te comento: El jurista de IIPP tiene su despacho como regla general en la zona de oficinas de un Centro penitenciario, cuanto más cercano a la Oficina de Gestión donde se custodian los expedientes mejor, por aquello del transporte de legajos. Pero como hay centros de todo tipo, más o menos antiguos, ese despacho podrá ser más grande o más ridículo, y es probable que no sea individual sino compartido con otros juristas e incluso con técnicos como los psicólogos. No hay una regla general. En cuanto a las entrevistas a mantener con los internos, más o menos lo mismo, hay pequeños despachos en cada uno de los módulos, aunque pasear por el patio con ellos puede ser más divertido, según cada cual.
      Respecto a esa “promoción interna” que preguntas, entrarías como funcionaria del grupo A1 en una prisión, lo que implica que es el grupo superior y ya no existe esa promoción interna. Dentro de los propios juristas no hay distintas categorías (por ejemplo, no existe un “jefe de juristas”), pero si existen puestos de libre designación, como son los de Administrador (a quien le guste las cuentas claras), Subdirector de Régimen (si prefieres asuntos de condenas, gestión de expedientes), Subdirector de Tratamiento (gestión de los Equipos Técnicos y todos los profesionales dedicados al tratamiento) o Subdirector de Seguridad (asuntos de control, evitación de conflictos y por lo general también cuestiones de personal funcionario) y finalmente Director (un poco de todo lo anterior…). Salvo el de Tratamiento, que es exclusivo para A1, el resto pueden desempeñarlo también funcionarios de A2 (funcionarios de grupo C que han ascendido por promoción interna, estos sí). En los Centros de Inserción Social (CIS) independientes, el Dire si ha de ser del A1, y hay alguna Unidad de Madres donde existe la figura del Subdirector de Unidad de Madres (A1 o A2). Y salvo algunos puestos más raros, como Técnico de Prevención de Riesgos Laborales, con ámbito de varias prisiones, la otra opción es trabajar en los servicios centrales de Madrid (Jefes de Servicio o de Area, Técnicos superiores jurídicos etc.). Espero haber sido útil. Anímate.

      Responder
      1. Marta

        Buenas tardes Antonio,

        Muchísimas gracias por tu magnífica y detallada respuesta, me ha servido de mucho. Pensaba que el cuerpo de juristas sólo trabajaba en prisión y tenía ese puesto como tal y ya, no pensaba que había tantos cargos dentro del cuerpo, ¡me ha sorprendido! Todavía soy un poco ignorante sobre el tema de las oposiciones pero, ¿qué significa lo de libre designación? ¿escojo yo el puesto en el que quiero estar? ¿y si estuviera trabajando en uno luego me puedo cambiar si quiero siempre que esa plaza esté libre, me tiene que cambiar alguien superior a mi o funciona por concurso/oposición también? esto último me imagino que el puesto en sí ya se ha adquirido una vez has aprobado las oposiciones, designen donde te designen.

        Por lo que respecta a los Servicios Centrales de Madrid, ¿esa plaza se podría obtener al igual que el resto? me refiero a que si oposito y puedo elegir destino y hay plazas en Madrid, si puedo escoger ir a allí y no a un centro penitenciario, un CIS, Unidad de Madre, etc. o es que para trabajar en los Servicios Centrales tienes que “ascender” y que te destinen los superiores.

        Si no es molestia y tampoco que quiera entrometerme, ¿cómo sabes tanta información sobre este puesto? ¿ejerces el cargo o preparas para las oposiciones? Estuve viendo la Academia MasterD en Oviedo (Asturias) para preparar esta oposición porque no conozco a nadie más aunque tengo algún contacto que igual me pueden recomendar otros preparadores.

        Muchas gracias de nuevo.
        Un cordial saludo,

        Marta

        Responder
        1. Paloma Autor

          Me alegro de que te haya servido el artículo, Marta. Suscribo todo lo dicho por el compañero (gracias por participar y enriquecer el blog, Antonio 🙂 ). Sólo añadiría la opción de la Subdirección de los Centros de Inserción Social, que es otra alternativa más para los técnicos.
          En cuanto a la libre designación, es la otra forma de provisión de puestos de trabajo junto con el concurso. Está regulada en el art. 80 del Estatuto Básico del Empleado Público (Real Decreto Legislativo 5/2015). Te nombran de forma discrecional si consideran que reúnes los requisitos necesarios para desempeñar el trabajo. Suelen ser puestos de especial responsabilidad y/o confianza. En caso de cese, que también es discrecional, te deben asignar un puesto que corresponda a tu carrera profesional. Tu puesto obtenido por oposición o concurso no lo pierdes.
          Por lo que respecta a los Servicios centrales de Madrid, los puestos se van convocando periódicamente. Igual que en Servicios periféricos, existen puestos por concurso y puestos de libre designación. Cuando apruebas la oposición, y después de hacer las prácticas, tu primer destino será un centro penitenciario o de inserción social. Luego podrás ir optando a otros puestos en los concursos.
          Un saludo y suerte 😉

          Responder
          1. Marta

            Muchas gracias, Paloma. La verdad que ahora que voy informándome un poco más del tema, me va llamando más la atención, aunque sigo teniendo un poco de “reparo” porque es el del grupo A1 y tengo miedo que me cueste prepararla (aunque soy de objetivos fijos, si me propongo algo, intento ir a por ello sea como sea), ¿sabes más o menos cuánto tiempo puede llevar preparar esta oposición? por lo que he leído aunque sea del tipo A1 como una judicatura, por ejemplo, tengo entendido que es un poco más llevadera aunque tenga la contra del número de plazas, que son muy pocas (aunque creo que no es muy conocida entonces puede ser un factor a favor.. :D)

            Todas las dudas que tenía creo que ya las tengo resueltas, por tanto: en cuanto apruebe la oposición y las prácticas mi primer puesto como tal sería un CP o CIS y después, a partir de ahí, puedo optar a otros puestos bien sea por concurso-oposición (entiendo que esto sería preparando el examen correspondiente para poder acceder a ese puesto, ¿no?) o de libre designación. Una pregunta que me surgió leyéndote, al comentarme que son puestos que requieren una serie de requisitos y que son puestos de confianza o más responsabilidad, ¿cómo podría presentarme para obtener este puesto? ¿tendría que ser un superior/jefe/director el que escoja al que quiere que ocupe ese puesto en función de su carrera profesional, años de trabajo y currículum (por así decirlo) o yo puedo presentarme libremente de alguna manera a esa oferta del puesto de trabajo para que puedan valorarme y escogerme entre el resto de compañeros? en definitiva, que si vendrían “a mi” o soy yo la que tiene que estar pendiente de esa oferta de puestos. Disculpa la ignorancia…

            Terminar en la Dirección o Subdirección de los CIS en Madrid o los Servicios Centrales es una motivación 🙂

            ¡Gracias por todo!

  4. Tamara V

    Hola. Acabo de leer el blog, y en mi caso estoy bastante informada sobre que funciones hace un jurista, como usted bien ha explicado, pero es muy difícil encontrar información de sitios donde puedan prepararte.
    Podría aconsejarme alguna academia o preparador virtual? Hay muy poca información de como preparar estas oposiciones..
    Muchas gracias de antemano.

    Responder
  5. Gustavo Vidal

    Buena tardes, Paloma, trabajo como Jurista en la prisión de Ocaña 1

    En primer término, te felicito por tu exposición y por el interés que demuestras al sacar a la luz nuestro trabajo.
    Coincido en lo que dices pero me gustaría añadir un pequeño punto negro de nuestro trabajo, esto es, la falta de reconocimiento que muchas veces padecemos en nuestro entorno, cuando no el rechazo u otros sentimientos más insanos que omitiré pero que pueden perfectamente deducirse en un entorno jerarquizado donde has alcanzado lo máximo a lo que se puede llegar por propios méritos.

    Lamentablemente (supongo que como en todos los órdenes de la vida) no pocas veces tenemos que defender nuestra parcela de quienes quieren invadirla o degradarla. En el Centro penitenciario donde trabajo, es habitual que nos intenten “colar” labores que no se corresponden con nuestra categoría profesional, tales como hacer fotocopias, redactar oficios, verter datos en el ordenador, etc. Ya he tenido por ello alguna enganchada con el subdirector de régimen que, curiosamente, es Jurista también, pero que, evidentemente, anda muy desubicado, por usar un término elegante. De hecho, me estoy cuestionando denunciarle ante la Inspección.

    En este sentido, no es inusual que tanto mi compañero como yo nos encontremos en el cajetín alguna solicitud de los servicios centrales para remitirles fotocopias de hechos probados o similares. Hasta los secretarios de la junta intentaron que les pasáramos a limpio los pcd y lograron convencer a un subdirector para que nos lo endosaron, cosa que no consiguieron, pero ahí queda el intento.

    En fin, me gustaría saber si tú también te has enfrentado a situaciones similares y cómo las has resuelto
    Un saludo
    Gustavo Vidal .·.

    Responder
  6. Paloma Autor

    Hola Gustavo, gracias por participar en el debate acerca de nuestras funciones. Planteas temas muy interesantes. Si te apetece escribir un artículo más en profundidad, tienes el blog a tu disposición.
    Creo que, por desgracia, todos los juristas estamos de acuerdo en la falta de reconocimiento de la que hablas. Nunca se me olvidará que, cuando aprobé la oposición y empecé a trabajar en un centro, no dejaba de escuchar la famosa frase de “los juristas sois un cuerpo a extinguir”. Yo pensaba: “¿en serio?, ¿y quién va a hacer las tareas que tenemos asignadas?” Esto ya me daba entonces una imagen clara de la extraña concepción (y desconocimiento) que se tenía (y aún se tiene) de nuestro trabajo y profesión.
    Yo, más que de reconocimiento, hablaría más bien de falta de aprovechamiento. No deja de sorprenderme el lujo que se permite la Administración “desperdiciando” a tantos técnicos en tareas puramente burocráticas y mecánicas, cuando no en labores del estilo que comentas. Y lo malo es que, muchas veces, dedicamos tanto tiempo a esas tareas, que cuando vienen a demandarnos una intervención más propia de nuestro puesto no podemos dedicarle el tiempo que se merecería.
    Está claro que si nosotros mismos no recordamos nuestras funciones, o no denunciamos las situaciones que nos parecen irregulares, nadie lo va a hacer por nosotros. Yo misma he tenido que realizar alguna vez ese tipo de “recordatorios”, como cuando quisieron que los miembros del equipo técnico ejerciéramos el puesto de secretario de la Junta “por turnos” (¿miembro de la Junta y secretario a la vez…?), por poner sólo un ejemplo.
    Incluso los propios jueces nos solicitan a veces que les hagamos un resumen de los hechos probados de las sentencias…, no te digo más. La confusión no sólo viene de dentro sino también de fuera.
    Por no enrollarme demasiado, si te parece te comento un poco más en detalle por email.
    Un saludo

    Responder
  7. Daniel Treviño

    Buenos días Paloma

    Me pareció muy interesante el artículo sobre los inimputables en las prisiones, ¿ya se lograron algunas de tus propuestas? cual es el procedimiento penal en caso de los in imputables desde que la policía lo detiene por la comisión de un delito, ¿permanecen en prisión? ¿se le designan tutores en caso de que no tenga familiares que se hagan caro de él?, te hago las preguntas porque me interesa participar en una inciativa al respecto en el Estado de Nuevo León, México

    Responder
    1. Paloma Autor

      Hola Daniel.
      Desgraciadamente el asunto de los enfermos mentales no ha cambiado en tan poco tiempo. Tus preguntas son muchas y este post quizá no es el lugar más idóneo. Si quieres escríbeme un mensaje aquí e intentaré ayudarte.
      Un saludo y gracias por participar

      Responder
  8. mpc

    Hola Paloma,

    Me gustaría contactar contigo. Te he escrito un correo pero no sé si te ha llegado. Te agradecería si pudieras contactar conmigo.

    Muchas gracias. Enhorabuena por el blog.

    Un saludo

    Responder
  9. Mónica

    Buenos días Paloma,

    Lo primero de todo felicitarte por tu blog. En mi familia tienen algunos reparos con respecto a lo de que esté en contacto con los presos, porque temen que pueda ocurrirme algo. Podrías informar más sobre si existe algún tipo de riesgo para el jurista? yo entiendo que no pero dado lo metida que estás tú en estos temas estoy convencida de que al leerte se quedaran más tranquilos en casa. Gracias!

    Responder
    1. Paloma Autor

      Hola Mónica. Gracias a ti por comentar.
      La vigilancia interior de los centros está asignada a compañeros del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias. El tema del riesgo es relativo, a veces pienso que ejerciendo de profesor en un colegio o instituto hoy en día puedes tener más peligro o estar más desprotegido. Si lo que quieres conocer es mi experiencia, en los años que llevo trabajando en prisión no he tenido nunca ningún problema. En general los internos te acogen bien y valoran el tiempo que les dedicas.
      Un saludo

      Responder
  10. Jorge

    Hola Paloma,

    Felicidades por tu entrada me ha resultado muy útil para aclarar las principales funciones de un jurista de prisiones. Te cuento brevemente mi situación. Actualmente estoy cerca de terminar el grado de Criminología en la UGR y, una de mis opciones al acabar, es realizar el grado en Derecho (que se reduciría a un par de años ya que comparte muchas asignaturas con Criminología y me convalidarían) para así, poder optar a estas oposiciones del Cuerpo Técnico Superiors de I.I.P.P. Mis preguntas son: ¿cuál es la dificultad que tienen estas oposiciones y cuanto tiempo te llevaron? ¿es mucho temario? ¿se suelen presentar muchas personas para realizarlas?. Y por último, si no es mucho preguntar, ¿trabajar de jurista está bien remunerado?

    Muchas gracias por atenderme y perdona por agobiar con tantas cuestiones.
    Un saludo.

    Responder
    1. Paloma Autor

      Jorge, en cuanto pueda terminaré un artículo que tengo pendiente sobre la oposición. En él intentaré responder tus preguntas y otras muchas que me han ido llegando. Me alegro de que el artículo te haya resultado útil para ir perfilando tu futuro profesional. Ánimo con los exámenes. Ojalá cuando termines Derecho exista ya la opción de opositar también a Criminólogo de Instituciones Penitenciarias, entonces tendrás dos caminos abiertos 🙂
      Un saludo

      Responder
  11. Javier

    Hola Paloma!

    Soy opositor al Cuerpo Superior Técnico de IIPP pero en la especialidad de Psicología. Encontré tu blog de casualidad mientras preparaba el guión para la prueba oral del tema que trata sobre el Informe Jurídico. Es muy esclarecedor todo lo que comentas y me sirve mucho para repasar la materia. Que sepas que voy a estar al tanto de todo lo que escribas y puede que traslade alguna cosa a mis apuntes! Gracias por la dedicación.

    Responder
    1. Paloma Autor

      Qué alegría leer a un futuro psicólogo de IIPP por aquí, Javier, me alegro de poder resultaros útil también a vosotros. Hay pocos temarios buenos en esta oposición, así que guarda esos apuntes como oro en paño. Seguro que también serán de ayuda a muchas personas después.
      Mucha suerte y ánimo con los codos. Tus comentarios serán siempre bienvenidos 😉

      Responder
  12. Lucía

    Buenos días Paloma. En primer lugar gracias por tu artículo, pues no es nada fácil encontrar información cercana sobre en qué consiste ser un jurista de instituciones penitenciarias. Como muchos de los que te han escrito, estoy interesada en la oposición. Yo termino este año el doble grado en Derecho y Ade, y hasta que descubrí esta oposición no tenía ni idea de qué quería hacer después, porque nada de lo que vi en la carrera me gustaba especialmente.
    Lo único que quería preguntarte es qué academia me recomiendas, sea donde sea, porque no tengo ninguna referencia sobre eso…Si quieres hablamos por email.
    También quiero hacerme voluntaria para tener la posibilidad de acercarme más al entorno de prisiones y conocerlo mejor, porque verlo desde fuera no es lo mismo.

    Muchísimas gracias por la información, un saludo.

    Responder
  13. Ana

    Buenos días Paloma, estoy opositando para jurista penitenciaria, mi idea es presentarme el año que viene porque he acabado ahora el máster de abogacía y tendría un márgen de 4 o 5 meses para presentarme y logicamente es muy poco. Mi pregunta es sobre el exámen de inglés dado a que tengo el nivel justo y he decidido ahora apuntarme a una academia para mejorarlo, ¿podrías contarme tu experiencia en ese exámen y sobre que se trataba y preguntas que te hicieron? Un saludo y muchas gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *