Archivo de la etiqueta: reinserción

Bibliotecas humanas en las prisiones de Canarias

Nuevo programa penitenciario cultural

Esta semana ha sido presentado un nuevo programa penitenciario cultural en Canarias, que persigue promover la cultura como elemento de educación y reinserción a través del contacto con creadores y especialistas del sector cultural. La finalidad de es te programa consiste en mejorar la autoestima de los reclusos, su actitud y sus capacidades, a la vez que ampliar sus conocimientos y sus habilidades sociales, promocionando diferentes expresiones artísticas a través de acciones específicas que sirvan de puente de comunicación entre el centro penitenciario y el resto de la sociedad.

Objetivos del programa

Con este programa se busca atender en el ámbito penitenciario al derecho fundamental de todo ciudadano a la educación reconocido en el art. 27 de la Constitución, y al derecho de los reclusos al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad reconocido en el art. 25.2, como un instrumento esencial para la reeducación y reinserción social.

Dónde

El programa se llevará a cabo en principio en los centros penitenciarios de Las Palmas I y II. Las actividades serán impartidas por especialistas en Arteterapia, expertos en Biblioteconomía, artistas plásticos, trabajadores sociales, monitores culturales, escritores, cineastas, profesores, músicos y animadores socioculturales.

Actividades incluidas en el programa

Algunos de los talleres que se planea impartir versarán sobre Arteterapia, podcast, rap, expresión emocional, animación a la lectura, historia, música, literatura, antropología, escritura creativa, proyecciones cinematográficas, así como visitas guiadas a exposiciones y centros culturales.

Con muchos de estos talleres se pretende que los internos puedan vivir una experiencia de crecimiento personal a través de la creación artística y del trabajo grupal.

Bibliotecas humanas

Entre las actividades del programa figura el proyecto Biblioteca Humana o Human Library, nacido en Copenhague en el año 2000, con la idea de romper las barreras de los prejuicios a través de algo tan sencillo como hablar.

En las Bibliotecas Humanas se pueden encontrar diferentes tipos de libros en préstamo, como vagabundos, refugiados, anoréxicos, budistas, ex-reclusos…

Se trata de sentarse a hablar con la persona y escuchar lo que tiene que decir. Se busca construir un entorno positivo para conversaciones que puedan desafiar estereotipos y prejuicios a través del diálogo. 

Origen de las bibliotecas humanas

La idea de la Biblioteca Humana surge para intentar plantear una solución a la situación de violencia nocturna que vivía la ciudad de Copenague después de que una persona fuera apuñalada en el año 1993. El brutal ataque que sufrió esta persona, que finalmente sobrevivió, motivó a un grupo de amigos a encontrar una vía para movilizar a los jóvenes daneses contra la violencia, a través de la sensibilización y la educación

Finalidad de las bibliotecas humanas

El objetivo de las bibliotecas humanas es fomentar la comprensión desde la diversidad, proporcionando un marco de conversaciones reales y abiertas sobre cuestiones importantes, que lleven a una mayor aceptación, tolerancia y cohesión social dentro de una comunidad. Es un enfoque innovador que intenta desafiar los estigmas, estereotipos y prejuicios a través de una conversación amistosa e informal.

Foto de John Diez vía Pexels

Ejecución de la sanción penal y Ciencia

19/02/19

Por Manuel Fanega*

Tengo la impresión de que treinta años sin Criminología en las prisiones dependientes de la SGIP han ido separando a estas de la innovación y del entendimiento de la cuestión delictiva en su conjunto. Es cierto que, comparativamente, contamos con cifras muy positivas en preventivos, que hay un avance y crecimiento en toda Europa en medidas alternativas a la prisión y que las dimensiones custodia y Estado de derecho se comportan entre las mejores del mundo.

Pero ninguna de ellas tienen el peso que nos marca explícitamente la Constitución Española y la jurisprudencia internacional, a cuya obediencia estamos vinculados. El impulso que los grandes penitenciaristas de finales del siglo pasado dieron a la política penitenciaria ha quedado desvanecido en ausencia de sustanciosa crítica intelectual dentro de la institución. Al menos, no que haya quedado plasmada en norma posterior a la LOGP: no podemos escudarnos en que existen “algunos” programas de tratamiento, incluso concertados con universidades y fundaciones, sino que la ciencia ha de estar imbricada en el trabajo diario de las organizaciones, de manera sistemática; y más en esta, que está limitando derechos fundamentales.

Seguir leyendo

Autorización de trabajo a los penados extranjeros

Autorización de trabajo a penados extranjeros22/11/18

Como adelantamos en el artículo de “La reinserción social de los penados extranjeros“, vamos a continuar desgranando este tema hablando de la autorización para trabajar que pueden obtener aquellos que se encuentran en prisión, régimen abierto o libertad condicional.

El objetivo prioritario de  la  actividad  penitenciaria establecido por el art. 25.2 de la Constitución, sin diferenciar a españoles de extranjeros, es la reeducación y reinserción social. Así lo confirman el art. 1 de la LOGP y el art. 2 del RP cuando establecen los fines de la ejecución de la pena. La condición de extranjero, por sí sola, no ha de tener consecuencias en materia de ejecución penal (art.  3  LOGP  y art. 4  del  RP). Como ya apuntamos en el artículo anterior, el legislador español no ha previsto un modelo de ejecución penitenciaria específico para los internos extranjeros.

Uno de los elementos fundamentales del tratamiento penitenciario es el trabajo, especialmente el de carácter productivo. El art. 5 del RD 782/2001, de 6 de julio, por el que se regula la relación laboral de carácter especial de los penados  que  realicen  actividades  laborales  en  talleres  penitenciarios  y  la  protección  de  la  seguridad social  de  los sometidos a penas de trabajo en beneficio de la comunidad, establece los derechos laborales básicos de los internos trabajadores, entre los que se incluye el derecho a no ser discriminados por razones de nacionalidad para el empleo o una vez empleados.

Sin embargo, la Ley de extranjería condiciona la obtención de la autorización de trabajo a la correspondiente autorización administrativa previa para residir y trabajar (art. 36). Seguir leyendo

La reinserción social de los penados extranjeros

La reinserción social de los penados extranjeros02/10/18

El art. 25.2 de la Constitución determina como fin primordial de la pena privativa de libertad y de la política penitenciaria la consecución de la reeducación y reinserción social de los penados, sin hacer diferencia alguna entre nacionales y extranjeros: “las  penas  privativas  de  libertad  y  las  medidas  de  seguridad  estarán  orientadas  hacia  la reeducación y reinserción social”. El legislador español no ha previsto un modelo de ejecución penitenciaria específico para los internos extranjeros.

Por lo tanto, las políticas criminales que rigen la ejecución penitenciaria en lo que se refiere a los penados extranjeros no pueden estar fundamentadas en la expulsión (aunque, por supuesto, deben tenerla en cuenta). La sustitución de la pena por expulsión prevista en el Código penal, o su materialización en vía administrativa después del cumplimiento de la condena, tal y como establece la Ley de extranjería, no pueden condicionar de manera radical las distintas decisiones sobre la vida penitenciaria del extranjero (desde la elección del centro de cumplimiento, hasta la clasificación penitenciaria, pasando por la concesión o no de  permisos de salida). Ello conduciría a negar la posibilidad (e incumplir el mandato constitucional) de facilitar un proceso de reinserción a una gran mayoría de penados extranjeros. El tratamiento penitenciario debe ser individualizado (arts. 62 y 63 LOGP), para todo tipo de internos, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de su nacionalidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social (arts. 3 LOGP y 4 RP). Seguir leyendo